René Julliard

enero 27, 2010

A simple viste, la edición es una industria cualquiera. Tiene, en efecto, la finalidad de transformar una materia prima, el papel, en un objeto fabricado: el libro. No obstante, hay un principio esencial que distingue a la edición de todas las demás empresas:  este objeto fabricado, el libro, a pesar del cuidado que se le ponga en su fabricación, de la calidad del papel y de la tipografía, no tiene por sí mismo, el más pequeño valor comercial. El único precio de un libro es calidad espiritual.

René Julliard, fundador de Éditions Julliard